Si Todo Es Energía y Todo Es Mental ¿Por Qué Seguimos Pagando El Recibo De La Luz?

Compartir es vivir...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

 

Hablamos de que somos energía, que el Universo es energía, incluso lo que antes era vacío, ahora es energía.

 

Todo es energía y  esa energía está en el Todo. Pero también decimos que todo es mental.

 

Cuando hablamos del principio del mentalismo, estamos hablando de una de las Leyes del Universo según  nos dice el Kibalion.

 

 

 

Todo es mente y el Universo es una creación mental que existe en la Mente del Todo. 

 

 

Hablamos hoy día con mucho desparpajo diciendo que somos multidimensionales, que estamos en este plano tridimensional como seres duales, pero que  evolucionamos hacia una quinta dimensión y con ella a la  multidimensionalidad porque Gaia está cambiando su frecuencia.

 

Decimos que no sabemos cuándo será esto y se dan fechas al azar, tan pronto hablamos de un pasado de hace 25.000 como de 300.000 años o  de Nemuria o la Atlántida como épocas de cambio.

 

También se habla de eones de tiempo, de nuestras primeras razas, incluso de la datación de la Atlántida, sin tener ni idea de lo que es un eón, pero que suena muy bien.

 

 

Deberíamos saber que un eón es una medida de tiempo de 1.000 millones de años

 

Como sabemos por la ciencia, los primeros homínidos datan de hace más de un millón de años, hablamos de razas, ahora nos dicen que somos la quinta raza, el homo sapiens sapiens como consecuencia de manipulaciones genéticas de ayaplanos, pleyadianos, sirios y otras razas de otros mundos, pero a la hora de ponerle fechas, de pronto nos dicen, que el tiempo no existe, que es una ilusión, que  el pasado, el presente y el futuro están ocurriendo a la vez.

 

Todos estos conceptos en lugar de dar soluciones inteligibles, nos confunden todavía más.

 

Eso sí, hablamos constantemente, que hay que vivir en el aquí y ahora, ya que el pasado no existe, porque ya ha pasado y el futuro, tampoco porque no ha llegado y solo existe el presente.

 

 

 

Lo mejor de todo es que somos los mismos los que en toda clase de cursos, hablamos y escuchamos estos conceptos como si los entendiéramos, y tan pronto decimos una cosa o la contraria sin despeinarnos.

 

Si alguien nos pregunta humildemente que no entiende muy bien estos conceptos aparentemente antagónicos,  le soltamos la perorata de que todo es relativo y que son realidades de nuestra mente, aconsejamos unos libros determinados y estiramos el cuello de lo bien que hemos quedado.

 

Este “medio caos” mental en el que a veces vemos las cosas muy claras en nuestra mente y a continuación aplicamos las contrarias, también por convencimiento, hace que sintamos cierto desasosiego y a la vez cierta seguridad de que estamos en el camino y que nos falta poco para comprender, porque ya lo “medio entendemos”.

 

Vamos dando razón al concepto de que somos “nuestras creencias”.

 

Nuestra realidad está confeccionada por nuestras creencias que no dejan de ser ideas mentales.

 

 

Vamos a partir de que aceptamos este último pensamiento como el más apropiado.

 

Somos creaciones mentales, no existe el tiempo, todo es una ilusión.

 

Pero a continuación, nuestra propia mente nos va a decir, de acuerdo, pero todo esto en que afecta a mi vida, porque me sigo levantando a la misma hora que antes de saber esto, sigo pagando los recibos de la luz, si me corto me sale sangre, sigo envejeciendo y asistiendo a funerales de personas que han muerto.

 

 

Ahí está el quid de la cuestión.

Aparentemente no afecta en nada tu vida, pero en realidad tu vida ha cambiado y está cambiando cada día porque los nuevos conceptos cambian tus creencias y para verlo más claro, solo tienes que hacer un análisis retrospectivo.

 

Piensa en la diferencia sobre las siguientes situaciones entre hace cinco años y el  momento presente:

 

 

_¿Tienes miedo sobre las mismas cosas que antes?

_¿Sientes la misma paz interior?

_¿Duermes igual que antes?

_¿Sientes el mismo sufrimiento cuando alguien fallece?

_¿Tienes los mismos apegos y das la misma     importancia a las cosas materiales?       

_¿Tienes el mismo carácter ante los demás y ante ti?

_¿Tomas el mismo número de medicinas que antes?

_¿Tienes el mismo miedo a la muerte?

 

 

 

Con un solo “NO”, que hayas marcado, indica que tus creencias han cambiado, y con ello tu realidad y tu vida.

 

Aunque sigas levantándote a la misma hora y pagando los mismos recibos, cuando te miras en el espejo, en realidad sabes que estás viendo a otra persona a la que veías antes.

 

Con esto es con lo que nos tenemos que  quedar

 

QUE TODO CAMBIA

 

Que hay que seguir delante de la forma que mejor nos sintamos,  que no hay nada imposible, y si lo hay, no somos nosotros los que tenemos que juzgarlo, en todo caso daremos nuestra  opinión.