DIMENSIONALIDAD, COMPASIÓN, KARMA Y ASCENSIÓN

Aclaraciones de Sampolbaba sobre estos conceptos

La DIMENSIONALIDAD es un concepto que expresa Las Capas de Realidad.

Nuestras percepciones van cambiando y entrando en otras dimensiones ya que nos sentimos en otra realidad.

Las dimensiones de existencia no están en un lugar determinado, sino que son una realidad en la que te encuentras.

No son zonas fijas donde te tienes que encuadrar, todo es gradual y las dimensiones también.

Desde nuestra capacidad dual, cuesta trabajo reflejar zonas concretas a las que se llega por unos «méritos»; éstos, en realidad, son objetivos conseguidos y por cada uno conseguido, creamos otro reto. Si no lo superas, quedas denostado a mantenerte en la dimensión inferior, es decir, no funciona a grandes saltos con exámenes finales, sino que es paulatino.

El hecho de que estés realizando tu vida en una determinada zona o escenario no quiere decir que todos estemos en la misma realidad.

Por ejemplo en La Tierra hay gente que vive en la dimensión 3D, otros, por debajo de ella y otros la alternan con la 4D y la 5D. Existen tantos niveles y realidades como seres humanos.

Algunos, prácticamente son imperceptibles y casi se mezclan con los que están muy próximos. Esa es la razón por la que tendemos a crear planos y estratos concretos.

Cuando estamos en realidades multidimensionales esta percepción es automática.

Los limites los ponemos aquí por falta de visión panorámica y de fondo.

COMPASIÓN, no es (EMPATIZAR) ponerte en el lugar del desgraciado, de la víctima y sufrir como si te pasara a ti.

COMPASIÓN es ver a Dios en todos los demás, sentir que son hermanos y admitirlos tal como son. Comprender tanto al verdugo como a la víctima porque son hermanos, aunque uno de ellos  no sabe lo que está haciendo en ese momento.

No es fácil, aunque Personajes como Buda o Jesús lo hicieron para demostrar que es posible.

La Compasión crea Compasión porque das amor a ambos.

A los humanos nos resulta más fácil identificar un animal, un árbol o elementos naturales sin juzgarles.

Se desata un vendaval, se cae un árbol, hiere a una gacela, viene un tigre y se la come, deja huérfano a un cervatillo. Lo normal es que entendamos que ninguno es culpable, todos son parte del Plan y de la naturaleza.

LA REENCARNACION, no es un castigo, es un reto que nosotros voluntariamente adquirimos.

Desde el lugar donde nos encontramos como almas formamos grupos con mucha ilusión, son los grupos úlmicos, con los que trabajamos y nos reencarnamos para ayudarnos en los objetivos a los que bajamos.

EL KARMA no es un castigo por las acciones que realizamos en este plano, solo es la reacción a nuestra acción y deseamos sentirla para juzgar por nosotros mismos, si es la apropiada.

De esta forma, iremos aprendiendo lo conveniente o inconveniente de nuestros actos por la impronta de felicidad o sufrimiento que nos proporcionan normalmente de manera instantánea; o por el contrario sus efectos a más largo plazo o de forma duradera.

Nadie nos juzga, no hay tribunales, solo nosotros mismos. Nosotros decidimos volver o no volver, donde ir y con quien y que experiencias tener.

Todo lo que hacemos en este planeta es acumulativo y en todas nuestras vidas, conseguimos experiencias para alcanzar el objetivo final.

En cada una de estas vidas partimos de cero y con muchos hándicaps en nuestras facultades, tenemos que aceptar y volver a la realidad de “quiénes somos” y recordar y asimilar que somos una parte de Dios, Nosotros estamos en el Creador y Él en Nosotros.

Es trabajo tan precioso, que algunas almas cuando terminan y alcanzan el objetivo, eligen quedarse en un Plano más Etérico y así ayudar a los que están luchando por salir adelante con el reto de reencarnar o no en otro planeta en esta u otra Galaxia.

Debemos darnos cuenta que la Ascensión no es subir de categoría en “nuestro sentido” de mentalidad lineal.

No se adquiere más importancia.

No es Jesús, ni Buda, ni el Arcángel San Miguél más importantes que nosotros (ni ellos lo pretenden en ningún momento), aunque en esta vida seamos unos asesinos implacables seguimos siendo parte de Dios, en una individualidad mental que está tratando de conseguir un difícil objetivo.

También podemos acordar infundir sentimientos para abrir el corazón de los que necesitan esas experiencias. Si hay karma en la acción uno mismo necesitará tener la experiencia contraria de ser asesinado y si era parte del acuerdo, no habrá karma si esta era una experiencia que conocía.

Lo importante es la intención. Tú mismo serás el juez interior de la acción y los elementos de juicio que vendrán desde la conciencia, dictarán el veredicto.

No olvidemos que la muerte no existe, la vida en este plano solo es un tránsito voluntario.

Al fin y al cabo en este plano pasa igual. Matar es una atrocidad, los Gobiernos crean las leyes   para juzgar y castigar al asesino. Pero si es el Gobierno el que te da las armas y  te manda matar a los que ellos llaman enemigos, las leyes te premian y eres un héroe. Aquí el juez es exterior a nosotros y dictará el veredicto basándose en los elementos de juicio que otros le muestren.

En ambos casos, distintas sentencias por   hechos aparentes y no por ello injustos.

ASCENSION no solo es subir nuestra vibración energética y hacernos más livianos adquiriendo otras capacidades como atravesar objetos, comunicarnos de forma instantánea, viajar como la luz, etc. Podremos además dejar el cuerpo físico y trasladarnos a realidades multidimensionales.

Ascensión es haber superado los retos que nosotros mismos nos hemos impuesto en este plano tridimensional y estar listos para nuevos retos en ese Plan General en el que todos formamos parte.

Nuestro Plan, está dentro de otros Planes más grandes y estos a su vez en otros y así hasta que entendamos que todo está dentro del Gran Plan del Creador en el que todo y todos formamos Uno y todo está interconectado de forma que un estornudo aquí repercute en la Galaxia.

De ahí que Gaia (La Tierra como ser vivo inteligente), se está preparando para dar cabida a las nuevas facultades y realidades de los seres humanos que viven con ella y eso derivará en que Gaia también ascenderá.

La Ascensión es una realidad a la que se llega por trabajos realizados pero no tiene que ser el objetivo, La Ascensión se consigue identificándote con el Creador y dando amor incondicional a todos los seres, que también son parte nuestra.

El objetivo debe ser amar, ya que sí también eres parte de Dios, no puedes ascender más en importancia, tan solo podrás subir la vibración en tu realidad individual para cambiar los retos a otros más acordes con el momento.

Cualquier forma de llegar a estos entendimientos es buena. Lo importante es llegar con el corazón al fondo de la comprensión y de que somos realidades nacidas desde La Gran Mente del Creador.

Nuestro objetivo ha de ser comprender que Nosotros somos parte del Creador y buscar la forma de llegar a Nuestro interior.

A veces, no somos capaces de ver el camino y, en cada bifurcación tomamos el equivocado por parecer más atrayente y fácil, esto ocurre en realidad porque no somos conscientes de la Meta.

Otras veces conocemos la Meta, pero el camino se hace tan distraído, que perdemos de vista el objetivo y nos enredamos de tal manera en disfrutar y acicalar ese camino para otros, que nuestro avance se retrasa. Pero, contrariamente a la sensación de este Plano tiempo es lo que sobra, el tiempo es eterno y todos llegaremos al objetivo, desde mi punto de vista es mejor ser feliz en el camino que intentar llegar antes.

Todo esto es lo que conforma mi realidad, ni mejor ni peor que el resto. Incluso pareciendo contrarias a las de otros, son las mismas en el fondo, pues forman parte de un Todo.

Como un gran puzle de muchas de piezas diferentes que al final encajan y crean un bello resultado.

Sampolbaba.

www.asanumed.org                              sampolbaba@asanumed.org