Compartir es vivir...Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Cada vez es más difícil no creer en nada

foto-mujer-y-el-cieloParecía que con los descubrimientos tecnológicos, los adelantos científicos y la libertad de psicólogos, científicos y filósofos de estudiar y exponer sus teorías sin que corriese peligro su estatus o su vida por las presiones político-religiosas, íbamos a encontrar las respuestas a las cuestiones básicas del ser humano, ¿de dónde venimos, para qué y adónde vamos? y así liberarnos de esas explicaciones religiosas que al ser incapaces de contestar a todas, no solo lo solucionaban basándose en la fe, si no que te obligaban a creerlas, bajo penas de todo tipo, incluso torturas y muerte.

Creo que esto último es lo que en realidad creaba el ateísmo, el instinto de autodefensa hacía negar que pudiera haber nada bueno detrás de estas actitudes con un trasfondo de poder y dinero capaces de crear guerras sangrientas para apoderarse de pueblos y estados sometiendolos y esclavizándolos en el nombre de Dios.

No se ni como había creyentes auténticos.

Porque no es razón para ser ateo, que haya cosas que en principio sean un acto de fe, al fin y al cabo todos los días hacemos ciertos actos de fe, desde que nacemos nos van enseñando cosas que ponemos en práctica por fe.

En nuestra etapa de estudiantes todo lo que aprendemos son actos de fe y no conseguimos comprobar ni el 1% en nuestra vida.

Que el Everest mide 8.800 metros de alto, vale. Que el hombre ha llegado a la Luna, vale, que resulta que no somos materia si no energía, pues vale; me lo creo, porque hay más elementos de juicio a favor que en contra, de que sea cierto; porque si no me lo creo tendré problemas, puede que diga que sí, pero ya no me lo creo.

Entra en acción un elemento de juicio excesivamente interesado que anula a muchos otros.

Ahora no te obligan y ponen a tu disposición tanta información que van creando los suficientes elementos de juicio, para que en principio pases de ser ateo a ser agnóstico, es decir; no niego la existencia de Dios pero todavía no estoy convencido. De ahí se pasa con facilidad a otra situación; soy creyente, pero a mi manera.

escaleras-al-cieloVamos a ir exponiendo informaciones controvertidas que nos hacen pensar y que no podemos descartar por sus fundamentos, estudios serios por agnósticos o ateos y realidades científicas.

Vamos a analizar los elementos de juicio que nos formamos, sin miedo de profundizar y sin miedo a que nuevas perspectivas nos puedan perjudicar o causar cambios en nuestra vida, tratar de dar luz a ciertas partes oscuras, no puede ser malo.

A las preguntas; ¿de dónde venimos, para qué, adónde vamos?

Vamos exponer acontecimientos relacionados con el ¿adónde vamos?, ¿qué hay después de la muerte?

A lo largo de toda la historia, en todas las civilizaciones, ha habido situaciones en las que ciertos individuos han contado cómo se salían del cuerpo y se iban a algún lugar en el que le esperaban, seres de luz, ángeles, deidades, familiares y amigos ya fallecidos.

Que cruzaban un túnel hacia una luz relajante.

Que sufrían un juicio de todas sus obras en la tierra, , no querer volver y que volvían para terminar su vida de determinada manera, que venían con nuevos poderes y dones etc.

Estas cosas o parte de ellas eran comunes incluso con distintas creencias y distintas culturas.

Hoy día se han estudiado por numerosos, científicos, médicos psiquiatras y psicólogos, de todo el mundo, en su mayoría agnósticos al principio de sus estudios y creyentes después de los estudios.

mujer-en-viaje-astralElizabeth Kubler-Ross nacida en Zurich en 1926, Licenciada en medicina por Zurich y doctorada en N.Y. en psiquiatría, dedicó parte de su vida al tratamiento de moribundos y paliativos a la muerte, tomando notas de las experiencias durante más de 20 años.

Doctora honoris causa por diferentes Universidades de todo el mundo, escribió entre otros, «LA MUERTE, UN AMANECER», dónde cuenta las experiencias con toda rigurosidad científica, coincidentes con las expuestas en un párrafo anterior.

Después de una conferencia, en una entrevista, expresó lo siguiente:

En toda investigación científica es honesto, en mi opinión, aquel que lleva un registro de sus hallazgos y es capaz de explicar el procedimiento por medio del que ha llegado a las conclusiones que defiende. Se debería desconfiar de mi conducta científica e inclusive degradarme, si yo publicase sólo con el ánimo de complacer a la opinión general. Puedo decir con toda claridad que mis propósitos no son los de convencer o convertir a la gente.


Raymond Moody nacido en Georgia (EEUU) en 1944. Médico psiquiatra y licenciado en filosofía

En 1998, Moody fue designado Chair in Consciousness Studies en la Universidad de Nevada y tras obtener su doctorado,slider2 trabajó como psiquiatra forense en el hospital estatal de máxima seguridad de Georgia. Seleccionó 150 casos estudiados de la forma más aséptica y científica posible para publicar su primer libro «VIDA DESPUÉS DE LA VIDA»

En una entrevista realizada el 3 de octubre 2011 en Madrid una pregunta comprometida

PERIODISTA.- Su libro más célebre es «VIDA DESPUÉS DE LA VIDA». ¿Cree que hay vida después de esta vida?

R. MOODY.- Hace dos años le hubiera dicho que no tengo ni idea. Ahora, para mi sorpresa, puedo decirle que sí creo que hay otra vida después de la muerte.

Desde luego que no es la conclusión precipitada de un agnóstico, ha necesitado muchos años de trabajos y estudios relacionados con hechos extraordinarios, para llegar a la certeza y creencia de que:

HAY VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE.

José Miguel Gaona Cartolano nació en Bruselas. Doctor en Medicina (cum laude) en la rama de Psiquiatría por la Universidad Complutense de Madrid, es máster en Psicología Médica y especialista en Psiquiatría Forense.

Premio Jóvenes Investigadores de la Comunidad de Madrid y miembro de la Asociación Europea de Psiquiatría (AEP), ha ejercido tareas docentes en la cátedra de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la UCM.

angel-y-cieloPosiblemente haya realizado el estudio científico más extenso sobre Experiencias Cercanas a la muerte (ECM), que nunca se haya hecho.

Ha recopilado miles de casos en colaboración con médicos, psiquiatras, psicólogos, unos creyentes, otros ateos y científicos detractores de todo el mundo.

En su libro «AL OTRO LADO DEL TÚNEL», hace una larga exposición de los hechos sobre experiencias vividas por; Agnósticos y Ateos, creyentes en el Cristianismo, Islam, Budismo, Hinduismo, Judaísmo, mormones, indios de América del Norte, Polinesia del Pacífico, Zahoríes de Nueva Zelanda, Aborígenes australianos, Tribus africanas.

Dice Gaona: Las características más coincidentes en este tipo de experiencias son, que los relatos se asemejan, independientemente de la formación religiosa o creencias culturales. Incluso niños de corta edad que han sufrido escasa influencia mediática repiten el patrón de paz, túnel, luz brillante, encuentro con otros seres, etc. Sorprenden aquellas ECM que han sido acompañadas de experiencias extracorpóreas, ya que la persona abandona momentáneamente su cuerpo físico y relata lo que sucede alrededor. Por ejemplo, un quirófano durante la anestesia o, por el contrario, cuestiones que suceden a kilómetros de distancia.

Concluiremos este análisis dejando que cada uno saque sus conclusiones, no sin antes dejar esta pregunta en el aire.

¿Hay vida después de la muerte?

slider418 tradiciones religiosas, más de 180 culturas desde la antigüedad a las más modernas y actuales. 20 tribus africanas, 53 americanas, 28 australianas, miles de millones de seres humanos, contemplan que:

Después de la muerte, el espíritu va a otra dimensión, donde ya antes se encontraba y de esos miles de millones, muchos creen que vuelve a encarnarse para tener nuevas experiencias.

Bagavad Gita: El espíritu nunca tuvo la necesidad de nacer. El espíritu nunca cesará. Nunca dejó de existir.

Sampolbaba.

www.asanumed.org          sampolbaba@asanumed.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.